6 de diciembre de 2011

SOCIEDAD


Reflexiones sobre el Ch´iki
Ronald del Barco

Se me ocurrió, así nomás, buscarle un apodo a Quillacollo, pensé en muchas posibilidades, una de ellas fue Ciudad Luz, por la cantidad de poetas, escritores, investigadores como Martín Cárdenas o músicos como Teófilo Vargas u Oscar Rojas, pero nos ganó París con Modigliani, Diego Rivera Renoir, etc., entonces dije que se llame la Ciudad Eterna, por su resistencia a convertirse en barrio de Cochabamba, pero Roma se nos adelantó con mil años de señorío mundial y otros mil años de cobijo civilizatorio; entonces dije que se llame la Tacita de Plata, en honor al cerro de Cota y la prestamista Virgen de Urkupiña, pero nos ganó Cádiz por ser una joya mediterránea; bueno, ciudad del viento ya es Chicago pese a nuestros vientos de agosto, ciudad del pecado ya es Las Vegas y Shanghái nos ganó en otra reputación menos honorable y políticamente riesgosa, por eso de las persecuciones de algunos con espíritu paramilitar; entonces se me ocurrió que sea “Quilla” a secas, como muchos la llamamos de cariño, lunita de plata “Quilla”, poético pero la pena es que esta lunita solo es vista por cleferos, borrachines y otros malandrines; creo entonces que la tarea no es encontrar un apodo, es recuperar la noche para verla a la Quilla, verla con los poetas, los intelectuales, las serenatas para las ñatas, los contertulios y las guitarreadas de buena ley; Quilla-collo como eres tan mala conmigo; ¿o seré yo el mal hijo?.





Batalla de Viloma: 29 de noviembre de 1815
Prof. Historiador Alberto R. Montaño M.

La batalla de Viloma (Sipe Sipe) fue un enfrentamiento entre las fuerzas realistas el 29 de noviembre de 1815, y las fuerzas de las Provincias Unidas del Río de la Plata, cuya derrota representó para las Provincias Unidas la pérdida definitiva del Alto Perú. Las fuerzas del Ejército del Norte que estuvieron a cargo de José de San Martín, fueron traspasadas a cargo de José Rondeau, ya que el primero invocó razones de salud para ser relevado del mando del ejército.

En opinión de muchos San Martín, que preveía el resultado de la campaña, abandonó su puesto con aquella excusa para salvar su reputación Al momento que las tropas preparaban para iniciar la tercera campaña conocida como el tercer ejercito auxiliar argentino en el Alto Perú, luego de dos anteriores derrotas, el general Carlos María de Alvear fue designado para reemplazante de Rondeau.

Los oficiales del ejército del norte se sublevaron, y le comunicaron a Rondeau que sólo iban a acatar sus órdenes, más no las de Alvear y lo instaron a iniciar la campaña; Rondeau en rebeldía ordenó el comienzo de la operación. Martín Miguel de Güemes, enemistado con Rondeau, abandonó las filas del ejército junto con sus gauchos y se retiró hacia Salta, llevándose consigo el parque del ejército que se encontraba en Jujuy. Fue el momento crítico de la campaña, porque los gauchos habían sido los ojos y oídos del ejército de Rondeau.

En aquella ocasión fue cuando Martín Rodríguez intentó increparlo con su famosa frase: "¡Usted es un comandante de gauchos!", que quedó en la historia militar de la independencia argentina. El general Joaquín de la Pezuela, a cargo de las fuerzas realistas, luego de algunos reveses retiró sus fuerzas hasta el poblado de Challapata (Oruro), abandonando ciudades importantes que fueron ocupadas por las fuerzas de Rondeau, quien se apoderó de Potosí y Chuquisaca.

La situación de debilidad del ejército realista en el Alto Perú debido a la prolongación de sus líneas de comunicaciones con el Virreinato peruano cambia con el arribo del refuerzo de una División al mando de Ramírez y con la llegada de tropas desde Chile al Alto Perú: el segundo batallón de Talavera, y el batallón de Cazadores de Chile que se fusiona al de Voluntarios de Castro, y este último que se integra en el ejército de Pezuela. Pezuela organiza entonces la contraofensiva contra Rondeau. Rondeau se pone en marcha y en su retirada hacia Cochabamba se refugió en la pampa de Sipe Sipe en las cercanías de esa ciudad.

Allí fue alcanzado por las fuerzas realistas de Pezuela el 29 de noviembre de 1815, donde se enfrentaron las fuerzas de Rondeau con 3.000 a 3.500 hombres, y con nueve piezas de artillería, en tanto que las realistas 4.100 hombres y 20 piezas de artillería. (La batalla estuvo determinada precisamente por la superioridad artillera de los independentistas). Rondeau había confiado su formación en una posición que daba la espalda a la cuesta de los macizos de Viloma, que él consideró imposible de transitar por el ejército enemigo, y la cantidad de gente que se le unía del valle quillacolleño para tal combate. Pero Pezuela atacó precisamente por allí, desde donde sus fuerzas descendieron "como gatos" para alcanzar campo de batalla.

Formando su línea a la derecha del ejército de Rondeau forzándole a cambiar de posición y destrozando de pasada el regimiento de Dragones al mando de coronel Cornelio Zelaya. El cambio de posiciones del Ejército del Norte le fue fatal, resultando la derrota más grave después de la Batalla de Guaqui y Falsuri sufrida por las tropas independentistas en las guerras de Independencia.

Los restos del ejército auxiliador de José Rondeau, que sufrió más de 1.000 bajas y la pérdida de toda su artillería, continuaron su marcha sin detenerse, pasando por Potosí y Humahuaca, hasta alcanzar Tucumán en las Provincias Unidas. En esos momentos Buenos Aires estaba amenazado por la anarquía y la guerra civil por que desde España había partido una expedición de más de 10.000 hombres nominalmente para el Río de la Plata, Pero su verdadero destino sería el mar Caribe con el objetivo de pacificar la costa firme y recuperar la vital plaza fuerte de Cartagena de India.






 
Desacato: ¿Un atentado contra los principios de Derechos Humanos?
Iniciativa \\\ Rubén Costas, presentó al Órgano Legislativo un proyecto de Ley
para la derogatoria del delito de desacato.

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas presentó al Órgano Legislativo un proyecto de Ley para la derogatoria del delito de desacato previsto por el Art. 162 del Código Penal, con el fundamento de que es contrario al principio de la libertad de expresión y contraviene los principios de los derechos humanos.

La iniciativa de la autoridad política fue difundida ampliamente por los medios de comunicación social, y mereció diversos comentarios de asambleístas tanto de la oposición como del oficialismo. El desacato es un delito que consiste en ofender la dignidad o decoro de un servidor público, en el ejercicio de sus funciones.

De un modo general, el sujeto pasivo del delito amenaza, injuria o causa daño al servidor público, por cualquier medio. La sanción penal consiste en la privación de libertad de un mes a dos años. Si los actos propios del delito fueron orientados contra el Presidente o Vicepresidente del Estado, magistrado del Tribunal Supremo de Justicia o un asambleísta, la sanción será aumentada en una mitad. El Gobernador de Santa Cruz ha hecho uso de la iniciativa legislativa en una materia que no es de su competencia. De acuerdo a la Constitución, la iniciativa legislativa es amplia y universal.

Tienen esa facultad los ciudadanos, los asambleístas de cada una de las cámaras legislativas, el Órgano Ejecutivo, el Tribunal Supremo de Justicia, en el caso de iniciativas relacionadas con la administración de justicia y los gobiernos autónomos de las entidades territoriales, ya sean departamentales, regionales, municipales e indígenas.

Cabe aclarar, que toda sanción penal se funda en una ley anterior. En el caso del Gobernador de Santa Cruz, en el hipotético caso de derogación del Art. 162 del Código Penal, la medida legislativa no es aplicable a un proceso penal en curso, sino a partir de su publicación. La Constitución vigente establece que la Ley sólo dispone para lo venidero y no tendrá efecto retroactivo, excepto en materia laboral cuando lo determine expresamente a favor de los trabajadores; en materia penal, cuando beneficie a la imputada o al imputado; en materia de corrupción para investigar, procesar y sancionar los delitos cometidos por los servidores públicos contra los intereses del Estado y en el resto de los casos señalados por la Constitución.

En conclusión, se trata de una iniciativa legislativa presentada a consideración de la Asamblea; es potestad de los legisladores considerar o no dicha iniciativa y en su caso, disponer su archivo. En todo caso, no es contrario a los principios de derechos humanos, tales como: universalidad, inviolabilidad, irrenunciabilidad, interdependientes, progresivos y otros.

Los derechos y las libertades no tienen carácter absoluto, sino relativos, por razones de orden público, la moralidad, la salubridad e interés general. Los tratados internacionales sobre derechos humanos, la Constitución y las leyes establecen límites al ejercicio de los derechos y libertades catalogados.

La libertad de expresión y de opinión, tienen límites establecidos por el orden constitucional. En consecuencia, la postura del Gobernador de Santa Cruz no tiene coherencia ni sentido para la derogatoria del Art. 162 del Código Penal.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada