27 de octubre de 2011

QUILLACOLLO


Por el triple asesinato de la familia Cuba Ríos
Clan familiar en juicio oral por triple asesinato
Los Tiempos

ACCIONES
La Policía detuvo y envió a la cárcel a Teodolinda García, Félix La Fuente, Seyla Toledo Cornejo, Edwin La Fuente García, Fabiola Rojas La Fuente, José Torrejón Choque, Wilson Johnny, María e Inés La Fuente García, aunque el 2 de marzo de 2011, la defensa de la familia buscó anular el caso, con la presentación de una serie de argumentos que el Juzgado de Vinto rechazó y negó la libertad al clan familiar García La Fuente.

UN LA FUENTE ES SOBRESEÍDO
El abogado Eduardo Mérida informó que nueve de los 10 integrantes de la familia La Fuente García, serán procesados por el crimen. El décimo miembro, Johnny La Fuente –esposo de Sheila Toledo–, fue sobreseído por la Fiscalía porque no estuvo en la escena del crimen, según la Fiscalía. “Nosotros hemos apelado esa decisión y esperamos el fallo del Fiscal de Distrito porque sabemos que él sí estuvo en la escena del crimen”, dijo Mérida.

DIEZ IMPLICADOS
Con los dos hermanos, Jhonny y Wilson La Fuente García, considerados piezas clave en el triple asesinato de Vinto, son 10 los implicados. Cuatro de ellos, un varón y tres mujeres, están detenidos en Quillacollo, cinco en El Abra y una en San Sebastián mujeres.

RECONSTRUCCIÓN (4-11-2010)
Durante la reconstrucción en el lugar de los hechos se pudo determinar el grado de participación de cada uno de los integrantes y la alevosía con la que cometieron el crimen. Existen autores intelectuales, materiales, coautores y cómplices. Para todas estas personas, nueve en total, se buscará la pena máxima de 30 años de prisión. La anciana es la abuela de todo un clan familiar, cuya cabeza se presume que es Wilson La Fuente, alias “El Chancho”, y que involucra a tíos, primos, sobrinos y nietos.

CONFESOS
Los hermanos Jhonny (“El Loro”) y Wilson (“El Chancho”) La Fuente García, piezas clave en el triple asesinato en Vinto, confesaron ante la Fiscalía, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Quillacollo y el Juzgado de Vinto cómo perpetraron el crimen (para pagar unas deudas), pero intentaron salvar a sus familiares.

EL JUICIO ORAL
El 19 de junio de 2010, la comerciante Rosalía Ríos, su esposo Cordiano Cuba y una de sus nietas, Soraya Quispe Cuba, de tan sólo dos años, fueron asesinados a tiros en el barrio Purgatorio (Vinto) por 35.000 dólares, por el denominado Clan La Fuente García. Nueve miembros de la familia son juzgados por el crimen desde el 11 de octubre.

Tres veces se postergó el juicio oral contra el clan familiar La Fuente García por algunos recursos, como el cambio de abogado de los acusados, habiendo transcurrido hasta el presente, un año y tres meses del asesinato de la familia Cuba Ríos. Sin embargo, el pasado 11 de octubre, la señora jueza de la causa, Sonia Zabala, ordenó la presencia de abogados de oficio, para comenzar el proceso. Sin embargo, éste fue suspendido hasta las 14:30 horas del 12 de octubre, día en el que se instaló la audiencia de juicio oral contra nueve personas de la familia La Fuente García, acusadas de planear y ejecutar el asesinato de dos abuelos y su nieta de dos años, en el municipio de Vinto.

La audiencia se desarrolló en el Tribunal de Sentencia de Quillacollo y la Fiscalía pidió 30 años de cárcel para los acusados. Los imputados, cada uno a su turno, dijeron que habían viajado a La Paz antes del 19 de junio de 2010 y que tenían los pasajes para probarlo, lo que contradijo a sus primeras declaraciones, cuando fueron aprehendidos en 2010. Así, Wilson La Fuente García, (alias El Chancho), reiteró ante la jueza que su familia no participó en el robo y asesinato de la familia Cuba Ríos. “Yo he reconocido mi participación junto a dos cómplices que viven en La Paz.

He dado información del nombre, la fisonomía del que disparó, pero la Policía trata de obstruir la investigación”, declaró Wilson La Fuente, la tarde del 12 de octubre. El imputado señaló sin temor a las autoridades policiales de obstaculizar la investigación, cuestionando el trabajo de los efectivos en varias oportunidades.

 Wilson dijo que se declaró confeso tras su arresto, dio pautas de dónde había sido botado el arma, pero “no quisieron buscar en el río, aunque les dije que Rubén disparó y lanzó la pistola al borde del río”. Finalmente reiteró: “yo planeé el robo, pero no tenía que ser como sucedió, no sé por qué Rubén disparó”, volvió a mencionar al supuesto asesino de la familia Cuba.

El tercer día de audiencia, 13 de octubre, una de las testigos, Marisabel, declaró ante la jueza que Teodolinda García frecuentaba a Rosalía Ríos y que la misma había ofrecido un terreno que pertenecía a su hermano. La testigo también dijo que, Rosalía pretendía comprar un camión de una comadre. La segunda testigo, María (comadre de Rosalía), constató que efectivamente pretendía comprar un nuevo vehículo, para lo cual pidió a ésta un préstamo de $us. 20 mil. María dijo que intermedió para el préstamo y “mi hermana y otra persona le prestaron el dinero, porque yo les dije que mi comadre siempre pagaba sus deudas”, refirió la testigo.

Al presente, los $us. 20 mil no fueron devueltos a la hermana de María, porque el día del hecho, Rosalía había llevado consigo el dinero más $us. 15 mil, tras ser convencida de comprar el terreno en el barrio Purgatorio en Vinto por Teodolinda. Tras tres horas de audiencia, la misma se suspendió hasta las 09:30 del 14 de octubre.

Las pruebas de descargo se presentaron durante la mañana. Por la tarde, la audiencia se instaló a las 14:30, momento en que se pidió la presencia de uno de los testigos claves en esta etapa del juicio oral, el oficial de policía, Eduardo Guanaco. Guanaco estuvo a cargo de las investigaciones tras el crimen el pasado 19 de junio en el barrio Purgatorio. En sus declaraciones, el policía indicó que el arma con el que victimaron a los abuelos Cuba Ríos y a la pequeña Soraya, corresponde a un revólver calibre 38 y no a una pistola porque no se encontraron los casquillos de las balas.

En cuanto al rastrillaje del arma, que fue arrojado al río Rocha a la altura del cerro de Cota, según declaraciones de Wilson La Fuente, Guanaco dijo que la misma no fue hallada tras media hora de búsqueda. Las investigaciones sobre la amistad de Teodolinda García, según personas allegadas a la familia Cuba, señalaron que la mencionada y algunos familiares frecuentaban la casa de Rosalía Ríos.

En una ocasión Teodolinda se había prestado a limpiar un corral de chancho en la casa de Rosalía y en otra oportunidad Inés, una de las hijas de Teodolinda. En el allanamiento a la casa de la nuera peruana, Sheila, Guanaco y otros oficiales designados hallaron maletas preparadas para un supuesto viaje. La hija de Teodolinda, Fabiola, pretendía viajar a La Paz para visitar a un familiar que había sufrido un accidente entre el 6 y 7 de junio, pero según las conclusiones de Guanaco, la misma sospechosamente se programó 20 días después del hecho, aproximadamente, produciéndose contradicciones.

“Cuando uno tiene un familiar enfermo, lo visita de inmediato y no espera tanto tiempo, pasaron más o menos 20”, concluyó Guanaco, ante la pregunta que realizó la fiscal del Ministerio Público. Otra de las coartadas que no fue confirmada, fue la de José Torrejón, quien en su entrevista dijo que el día del crimen se hallaba en un fiesta infantil trabajando de payaso. Para confirmar esto, Guanaco trató de contactar a tres testigos citados por Torrejón, dos de ellas no fueron halladas y una tercera no quiso emitir declaraciones.

Tras tres horas de audiencia y por pedido de las partes, la presidenta del Tribunal de Sentencia de Quillacollo, Sonia Zabala, declaró un cuarto intermedio hasta el 18 de octubre. Las declaraciones del oficial de policía Guanaco, continuarán el próximo martes a las 09:30, hora en que se instalará nuevamente el juicio oral y posiblemente, al finalizar la tarde, se conozca el veredicto a favor o en contra de los nueve imputados de la familia La Fuente García.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada