9 de enero de 2012

PUNTOS DE VISTA


Fernando Vargas: único líder indígena entre los 100 personajes del año
Fernando Vargas \\\ a su llegada a La Paz, luego de más de 600 km. de recorrido.

“El País” de Madrid, uno de los diarios de mayor prestigio y difusión del mundo hispanoamericano, eligió a Fernando Vargas entre los 100 personajes del año. El periódico describe al líder de la marcha indígena en defensa de TIPNIS como “indio que le plantó a Evo”. EL TUNARI, en su última edición de 2011, eligió a TIPNIS DE TODOS como el personaje colectivo del año.

La transcripción de la nota periodística dice: “Fernando Vargas, el único boliviano en la lista, figura en el acápite de los ciudadanos vinculados a “la protesta, la lucha anónima y el compromiso ético”. En la lista, que incluye a personajes de la política, la sociedad, la cultura y el deporte, figuran los presidentes de Argentina y Perú, Cristina Fernández de Kirchner y Ollanta Humala, el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, la dirigente estudiantil chilena Camila Vallejo, y el poeta mexicano Javier Sicilia, que encabeza la lucha pacifista contra el narcotráfico, entre otros.

En un breve artículo titulado “El indio que plantó cara a Evo”, la corresponsal del diario madrileño en Bolivia, Mabel Azui, dice que Fernando Vargas “saltó a la vida pública desde el infierno de la represión policial a una columna de 1.500 indígenas que caminaba a La Paz para reclamar el respeto a la Constitución y a sus derechos de pueblos indígenas”. “Viene de El Paraíso, su comunidad en el Parque Nacional Isiboro Sécure, donde no se necesita dinero para comer bien”, afirma el diario al fundamentar la elección. Tras recordar que la televisión captó el momento en que nueve policías se abalanzaron sobre Vargas durante la represión de Yucumo, el diario cita una declaración del líder indígena: “Me tumbaron, me volvieron a patear un montón con la orden de deshacerme la cara”. ”Una semana después, magullado y dolorido, retomó la cabeza de la marcha indígena junto a Adolfo Chávez , presidente de la matriz indígena que agrupa a 34 etnias de tierras bajas, hasta llegar a La Paz con más de 2.000 caminantes detrás de él”, agrega el matutino madrileño. ”Firmes y pacíficos, arrancaron al gobierno una ley de protección a su territorio.

Vargas ha negociado con perseverancia y paciencia un reglamento de la ley que, parece, tiene los días contados porque el presidente Evo Morales está empeñado en construir la carretera por el corazón del TIPNIS, afectando comunidades como El Paraíso, donde el dinero no hace falta para comer, el aire que se respira es puro y el agua de los ríos aún es cristalina”, concluye “El País”. (Tomado de Opinión)

HOMENAJE PARA EL PUEBLO BOLIVIANO
Por su parte Fernando Vargas señaló que este reconocimiento es un homenaje a la población boliviana que apoyó la VIII marcha, que se realizó de agosto a octubre de 2011, en defensa de la Pachamama (Madre Tierra), la naturaleza y los derechos de los pueblos, y en contra del gobierno del presidente Evo Morales por no respetar el territorio indígena. “(...) lo hago (aceptar el reconocimiento) en nombre de todo el pueblo boliviano que aportó, que apoyó y que además fueron parte de la lucha y fueron los que además sufrieron”, manifestó a Erbol.

Además destacó el rol que jugaron los medios de comunicación al realizar la cobertura de la movilización indígena de tierras bajas, al que se sumó el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ).

“Todos los marchistas, ustedes los medios de prensa cumplieron un rol importante; primero porque los marchistas marchamos defendiendo la naturaleza, el derecho de los pueblos indígenas sobre el atropello que viene realizando el gobierno nacional”, puntualizó.




Educación intracultural para fortalecer la identidad cultural
Lic.: Abdón Muriel Tococari


La educación actual sujeta a modos de vida imperantes y a un consumismo excesivo se caracteriza por una profunda inequidad y discriminación social, pues, genera formas de exclusión de enajenación y transculturación. Una de sus mayores premisas es el de construir la identidad del otro y de la añoranza de la otredad.

Para poder cambiar el proceso colonizador de la educación boliviana es necesario echar una mirada hacia los atributos propios de vida y de visión, de fortalecer las identidades culturales y aumentar la autoestima cultural.

Además, un país pluricultural como el nuestro con diversas nacionalidades, debe desarrollar una educación intracultural, como medio de afirmación de su identidad y como parte de la autodeterminación y derecho democrático. En este contexto, se concibe la intraculturalidad como “la vitalización de los elementos culturales propios, dirigidos a fortalecer la identidad cultural, devolviendo el valor legítimo que corresponde a nuestras culturas y a nuestras cosmovisiones” entendiendo que es el reconocimiento y la valorización de los conocimientos y saberes propios, al mismo nivel que los conocimientos científicos que llegan de Occidente.

La intraculturalidad, por otro lado se la puede percibir como la capacidad de convivir armónicamente con uno mismo; por lo tanto, su acción significa lograr el crecimiento espiritual, restablecer la armonía y el equilibrio en forma integral y holística a partir de las propias cosmovisiones; de este modo, la intraculturalidad es concebida como el fortalecimiento de las identidades particulares, como la vigorización de la autoestima cultural, como el paso previo o complementario de la interculturalidad.

Dentro este análisis, para implementar una educación Intracultural en el proceso educativo, se debe reconocer y revalorizar la cosmovisión y el pensamiento de los pueblos originarios que tienen como basamento una percepción holística del entorno y de la unidad del cosmos. Por lo tanto, sus fundamentos, sus cosmovisiones y principios filosóficos parten de la vivencia agrocéntrica expresados en los siguientes postulados: La cultura es un mundo vivo, vivificante y cíclico; todo cuanto existe vive; todo cuanto existe ve y que todo cuanto existe habla; la colectividad natural se recrea en la vivencia comunitaria, en el marco de la dualidad complementaria; lo ineludible es estar inmersos en un mundo diverso, heterogéneo y variable; la vida se cimienta y recrea en el principio de correspondencia y reciprocidad; lo fundamental en la vivencia comunitaria es la construcción del equilibrio y la armonía y la relacionalidad con el todo, es esencial para que el diálogo y la capacidad de conversación continúen.

Estos principios deben ser recreados en el proceso educativo de enseñanza y aprendizaje, si queremos revalorizar una educación intracultural que enaltezca y revalorice las sabidurías propias y potencialidades originarias.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada