17 de enero de 2012

CULTURA


Poetas del siglo XIX
Pedro Joaquín Monje (1825-1890)

Este es uno de los poetas del romanticismo boliviano del que nos han quedado sus versos como un valioso testimonio de su existencia. Lo poco que sabemos de su vida es que nació en La Paz, el año que se fundó la República. Al parecer tenía un buen conocimiento de los clásicos del Siglo de Oro español, dedicándose a cultivar el soneto. Su nombre aparece en una compilación de poemas en tres volúmenes, con el título de La Lira Paceña, publicada en 1875. Las notas y referencias bibliográficas también le pertenecen. Se sabe que falleció en la ciudad de su nacimiento, en 1890. Sus sonetos más conocidos son aquellos que aparecieron entre 1870 y 1874. También escribió algunas octavas de contenido religioso.

Mesurado en el manejo de los recursos poéticos, su versificación es clara, cuidadosa y reflexiva, con temas adecuados al pensamiento de la época. Fondo y forma descuellan en imágenes que se nutren de sus vivencias y lecturas, a veces en medio de paradojas que nos revelan su estirpe clásica, con un manejo adecuado de la sintaxis en la formulación de sus juicios. Veamos el siguiente soneto que data de 1870:

Dolor y placer
Todo en el mundo acaba o aminora,
Todo al ocaso de la tumba avanza.
Del dolor de hoy mañana se descansa,
El placer de hoy mañana ya se llora.
Tras la noche se ve risueña la aurora;
Tras el día la noche en lontananza,
Una estación es de otra la mudanza.
La vida de la muerte es precursora.
Y si la transición se diferencia
Del ser y del no ser, es evidente
Que al dolor y al placer faltan su esencia.
Cuando flotan del tiempo en la corriente,
Y que sólo se puede –en buena ciencia–
Gozar o padecer eternamente.


Cuando Pedro Joaquín Monje se hace descriptivo de sus percepciones y emociones místicas, como ocurre, por ejemplo, con su soneto “La Cruz”, que también data de 1870, al verse restringido por las limitaciones del lenguaje, necesariamente lo estructura partir de una serie de símbolos que, para su época y medio, son novedosos. Se diría que para este poeta, que elude buscar un punto de apoyo en la contemplación directa de la naturaleza, lo más importante está en su imaginación, pero no como una simple evocación o recuerdo, sino como una experiencia que se expresa en juicios, donde las ideas van como metáforas visuales con las cuales procura la fiel expresión de sus emociones y sentimientos religiosos. Así, en “La Cruz”, parte del árbol que contenía el fruto prohibido, junto a la caída del hombre que no obedece a su Dios y creador. Veamos el soneto:

LA CRUZ
Destruido por el hombre el Paraíso,
El árbol de la vida no tenía
De su primer verdor y lozanía
Una hoja sola, el más ligero hechizo.
Regar su seco tronco era preciso,
Para volver al mundo la alegría,
Y esa necesidad Dios mismo un día
Sobre el monte Calvario satisfizo.
¡Oh árbol de vida eterna, ya tu savia
Es la sangre de Dios y tu alto fruto
Es la felicidad sin fin del Cielo!
Puede a tu sombra despreciar la rabia
Del infierno y la muerte y, entre luto,
Vivir alegre en la mansión del duelo.

Por último en “Resignación”, soneto escritoen 1874, con una sintaxis impecable, el poeta vuelvea plantearse un tema místico. Su lenguaje es de amarguracomo en todos los románticos de entonces, peroJoaquín Monje decide, además, desarrollar gradualmenteel proceso de la resignación, a través del pretextopoético de la búsqueda del “contento” fuera delcorazón donde anida el “sufrimiento”. Todo se desenvuelveen este poema como consecuencia de una reale inconciliable contrariedad de valores que, sin embargo,se ponen en relación en un posible acto de fe;acto que desde el punto de vista del dogma católicojustifica el sentimiento, pero no lo acepta. Veamos elsoneto:

RESIGNACIÓN
Quiero aliviar mi corazón que tanto
Agita la presión del sufrimiento;
Salgo del corazón, busco el contento,
Regreso al corazón con doble llanto.
No es para el corazón nada de cuanto
Fuera del corazón hallar intento;
Dentro del corazón el tormento
Y el remedio ha de estar en su quebranto.
Lo encuentro allí: del Dios hombre el martirio,
La árida cima del Calvario triste;
La sangre que en la Cruz se ha derramado,
Se muestra mi fe y veo en el delirio
De un corazón que a su dolor resiste
Y sufro si no alegre, resignado.

Después de ver algo de la obra de este magnífico sonetista del siglo XIX, nos preguntamossi realmente es “rematadamente malo”, como decíael cura Quirós. Juzgue el lector.




Director de la Sinfónica de Cochabamba replicará su labor en Quillacollo

La propuesta de comprade instrumentos paraconformar una sinfónicainfantil con subvenciónmunicipal, que data dehace dos años, se materializócon la entrega de 47instrumentos de cuerda yviento, con un monto deBs 55.100, el 11 de enero,en el salón principal delteatro Teófilo Vargas.

En la entrega, se hizopresente el director de laSinfónica de Cochabamba,Adolfo Taborga,quien dirigirá la sinfónicainfantil en Quillacollodesde el 30 de enero,fecha en que se lanzará laconvocatoria al públicointeresado.

EL PROYECTO
Adolfo Taborga, directorgeneral de la FundaciónSinfónica deCochabamba, afirma quedesde el momento de lacreación de la instituciónen el Cercado se encargade impulsar el proyectoeducativo hacia las provincias,donde existenniños y adolescentes quecuentan con talento musical,pero no con la oportunidadparadesarrollarlos por falta deoportunidades y recursos.

Este es el caso de Quillacolloy uno de los objetivoscentrales de lafundación es acrecentar laactividad, ya que desdeun principio se centralizóel trabajo sólo al área urbanapero luego se desarrollóun proyecto deampliación hacia las provinciasy finalmente azonas periurbanas.La formación de losestudiantes tiene un periodode estudios de 10meses.

Los niños no necesitancontar con conocimientosprevios, sinosimplemente con el deseoy tener la aptitud necesaria.

La Fundación SinfónicaCochabamba tieneen la actualidad cuatroaños de haber implementadoun sistema educativoeficaz y enriquecedorpara los niños y jóvenesque participan en sus programasde acción a travésde sus 11 grupos orquestalesen diferentes nivelesacadémicos, desde el másbásico hasta el nivel intermedio.En Quillacollopretende materializarsesimilar experiencia.




Por la difusión del arte
Nace en Quillacollo la primera sinfónica infantil
El proyecto data de hace dos años, cuando éste se presentó al Concejo Municipal de Quillacollo, pero la misma no fue aceptada por el alcalde municipal, Marcelo Galindo y el director de cultura.


El Centro Cultural ElTrovador es una instituciónal servicio de la música, motivadaen la enseñanza y difusiónde este arte.Nace en este sentido, laprimera orquesta sinfónicainfantil con el impulso deesta institución.

Su creaciónse debe a un proceso y gestiónque data del primer semestrede 2010, cuando, elentonces concejal, JorgeGuerra, solicitó la aprobaciónde un presupuesto alente deliberante para financiarla compra de instrumentosy la posterior creación deuna sinfónica infantil; lamisma fue rechazada.

Dos años más tarde, elproyecto no se consumiópara quedar en el olvido, lasgestiones por motivar la músicaen niños y niñas de seisaños en adelante, se concretóal presente.La presentación de la escuelase hizo oficial el 9 deenero en el salón El Trovador,donde niños y jóvenesdemostraron habilidades siniguales en una presentaciónmusical de dos horas ymedia.

La sinfónica creada enQuillacollo, es una instituciónsin fines de lucro cuyoprincipal propósito es construirun movimiento musicalmultitudinario a través deacciones sociales de granimpacto, con especial atencióna la niñez y la juventud,remarcó Jorge Guerra, impulsordel proyecto.

Lograr este objetivo y laconsolidación de la prácticade la música como un poderosoinstrumento para dinamizarel arte en los máspequeños y jóvenes requerirádel concurso de maestrosquillacolleños, algunosde ellos de la escuela de músicaFranklin Anaya, subrayóGuerra, a tiempo depedir a la población interesada,participar de los cursosdesde el 01 de febrero.

Por su parte, el coordinadorde la sinfónica, RubénAguilar, manifestó que, variosfueron los intentos porbuscar apoyo económico eninstituciones, con resultadosvanos, pero mayor fue el interéspor promocionar elarte en Quillacollo, porcuanto, el proyecto arrancócon el apoyo de la familiaGuerra.

El proyecto está encaminadoy en 10 meses, aproximadamente,se pretendematerializar la primera presentaciónde la sinfónica deQuillacollo, señaló Aguilar,a tiempo de manifestar queno existe requisito algunopara que los niños y niñasdesarrollen talentos musicalesdesde los cinco años enadelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada